¿Qué es y cómo se calcula el flujo de efectivo?

¿Qué es y cómo se calcula el flujo de efectivo?

La gestión empresarial contable es un proceso medular en el desenvolvimiento de todo negocio, en donde uno de los documentos básicos que no puede faltar es el flujo de efectivo. A través de él, la empresa puede tomar decisiones acertadas para el ajuste de las negociaciones. En otras palabras, es una forma de medir la salud financiera de un proyecto.

No obstante, muchas veces las personas no conocen en detalle cómo se realiza o cuál es la importancia de aplicar esta estrategia.
Es importante que como emprendedor y negociante sepas muy bien qué es y cómo se calcula el flujo de efectivo o cash flow. De esta forma obtendrás información financiera muy valiosa y así podrás controlar la liquidez de la empresa y mantener tu marca a flote.

¿Qué es el flujo de efectivo neto?

El flujo de efectivo o estado de flujo de efectivo es un documento contable que sirve para registrar las salidas y entradas del dinero o recursos (flujo de dinero) de tu empresa o negocio.

Su función principal es la de brindar información clara y real de los movimientos de todo el dinero involucrado en las negociaciones, tomando como base tres puntos principales, los cuales son:

  • Actividades operativas.
  • Actividades de inversión.
  • Actividades de financiamiento.

Conocer estas actividades es esencial para determinar el flujo de efectivo.

Ahora bien, para saber el flujo de efectivo de una empresa, puedes aplicar un sencillo ejemplo: imagina que haces algunas ventas de algún artículo a tus clientes, pero a crédito. En ese caso, ese dinero no contará como ingreso solo hasta que esté la deuda liquidada.

Siguiendo con el mismo ejemplo y enlazándolo al tema de los egresos, solamente se contarán los que se paguen en el mes que esté corriendo. Por ejemplo: pagar algún servicio mensual. Esto es porque algunos de ellos se pagan bimensuales, por lo tanto, se documentarán en un mes y al otro siguiente no lo harán.

Tener claro este tipo de detalles es fundamental para sacar el flujo de efectivo correctamente.

Métodos para la elaboración del flujo de efectivo

La forma más efectiva de entender que son los flujos de efectivo, es analizando los dos métodos utilizados para este estado, que son el indirecto y el directo.

Método directo

El método directo ayuda a conocer el flujo de efectivo disponible, porque consiste en determinar todas las actividades de la compañía. Debes tener en cuenta que para aplicar este método y calcular el flujo de efectivo de un proyecto, hay que tener a mano:

  • Los registros de cobranza de los clientes.
  • Los cobros por las operaciones.
  • La nómina actualizada de empleados.
  • Las amortizaciones realizadas en efectivo por algún tipo de pago.
  • Todas las cuentas realizadas en distintas inversiones.
  • Liquidaciones y comprobantes de los compromisos fiscales.

Asimismo, para calcular el flujo de efectivo por este método, hay que tener de forma muy transparente el balance de gestión de los últimos 2 a 3 años. Esto para comparar cómo ha sido el rendimiento entre año y año.

Lo que sí es cierto, es que este es el método más robusto, que muestra con mayores detalles la contabilidad y permite calcular con más precisión los gastos y los ingresos.

Método indirecto

El otro método utilizado para saber cómo se hace un flujo de efectivo o flujo de caja es con el indirecto.

Esencialmente este consiste en poder identificar la utilidad o ingreso neto por medio de los resultados en los estados. Luego se procede a analizarla hasta llegar al efectivo final. Esto quedará registrado en el balance contable de la empresa.

El análisis o depuración que se ejecuta, va a consistir en restar los montos que están relacionados con las cuentas por cobrar.

Además, se va a sumar si hay reducción en los inventarios, algún aumento en las cuentas pendientes o el aumento de los pasivos.

Cabe destacar que el método indirecto es muy usado por las empresas porque es fácil para estructurar, presenta el flujo de caja, todas las inversiones, los activos, intereses pendientes, entre otros detalles, que permiten manejar mejor las finanzas.

Fórmula para elaborar un flujo de efectivo

La fórmula que se emplea para hacer un flujo de efectivo es muy simple, y depende del tipo de método que elija la marca:

  • Fórmula para el método directo: EFE = los recibos – los pagos – intereses – gastos –impuestos pagados en efectivo.
  • Fórmula para el método indirecto: EFE= ingreso + ganancias y pérdidas + cargos no monetarios + cambios en las cuentas.

Es importante que el flujo neto de efectivo se compare con las ganancias totales de la empresa cada 12 meses, para comprobar la liquidez y los estados financieros, así como las inversiones y los activos.

El flujo de efectivo positivo, significa que el negocio tendrá al final del balance, en un periodo de tiempo definido, mayor cantidad de dinero disponible que cuando inició ese período.

Pero el flujo de efectivo negativo, indica que en un período de tiempo establecido, está saliendo más dinero de la empresa de lo que ingresa. Lo que va reduciendo el capital de la cuenta bancaria empresarial.

Es conveniente apoyarse con expertos en la materia, para poner en marcha un plan de flujo de efectivo que sea manejable y fácil de analizar.

Importancia de usar el estado de flujo efectivo para tu negocio

El flujo de efectivo financiero es realmente importante para cualquier negocio, sea una Pyme o una gran empresa.

  • Es una forma transparente y organizada para conocer los recursos, operaciones, cuentas, liquidez, financiación, ya que se ocupa directamente de las entradas y salidas del efectivo neto de la empresa.
  • Permite analizar los ingresos y gastos, para controlar las actividades y proyectar a futuro las posibles inversiones o recortes en los consumos que deban hacerse, todo por la salud económica del negocio. En otras palabras, cuando se conoce el flujo de caja, los inversionistas pueden saber si su balance es positivo o no.

Recuerda que las salidas de efectivo son un punto clave en los negocios. Por ende, se debe cuidar de caer en gastos innecesarios o superfluos. De la misma forma, el balance contable debe estar al día. Para ello, hay muchos sistemas que sirven de apoyo y son amigables de llevar. 

Por último, es vital que mantengas un plan general contable para conocer las pérdidas y ganancias que derivan de las operaciones de tu empresa. Así podrás gestionar tus recursos y darle longevidad a tu proyecto, anticipándose a posibles déficits y actuar con eficiencia para ampliar la capitalización del negocio.